Return to site

La importancia de la “Coherencia Interna” para sentirnos en paz

Por Corina Valdano

· Psicología,transpersonal,coherencia,paz,Espiritualidad

Coherencia Interna… para muchos este es un término nuevo que pueden comenzar a utilizar y aplicar, para otros será un recordatorio de la relevancia que tiene el “co-laborar” para que el sentir, pensar y actuar se sintonicen de manera tal que la música que emerja sea una melodía digna de escuchar. Enfatizo la palabra colaborar, porque realmente es una ardua labor de cooperación y comunicación entre esas instancias a las que muchas veces les cuesta dialogar y acordar.

¡Cuántas veces nos encontramos actuando de maneras muy diferentes a lo que nos aconseja nuestra más sensata conciencia!

Cuando la incongruencia toca nuestra puerta, nos fragmenta en mil pedazos. Nuestros auténticos valores quedan distanciados de nuestros modos de actuar más inconcientes e irracionales.

¿Cómo comenzar a maniobrar con nuestras incongruencias?¿Cómo evitarnos el malestar que aparece con posterioridad a darnos cuenta que obramos de maneras que atentan contra nuestros valores más humanos?

Desarrollar esta habilidad requiere el esmero de volvernos diestros equilibristas de nuestras tendencias más impulsivas. Si el término “incoherencia interna” resuena en tu conciencia…es porque sos de esas personas que se esmeran en ser cada más coherentes y beneficiosas para sí mismos y para otras. Las personas necias lejos auto-observarse, van por la vida sin detenerse a interrogarse. Quien no se topa con sus propias incongruencias es porque vive en un estado de absoluta inconciencia. A estas personas les falta poner luz en sus propias torpezas y oscuridades.

Ser una persona “integra” requiere del trabajo de integrar todas nuestras partes, las que nos enorgullecen y las que nos avergüenzan, las que mostramos y las que ocultamos. Cuando aceptamos que no siempre actuamos de las maneras que deseamos, nos reconocemos humanos y podemos recién ahí tomar la decisión de mejorarnos.

Cuando la Incongruencia comienza a pesar

A veces el ceder a una tentación, tiene el terrible costo de lidiar luego con el peso que nos recuerda la fuerza de un determinado valor. Una persona que cede a una aventura amorosa entrará en disonancia cuando se siente con su “amada” familia a almorzar, una persona “honesta” que se queda con un vuelto de más, llegará a casa y seguramente comenzará a sentir cierto malestar que no tardará demasiado en identificar, una persona responsable sentirá incoherencia interna si le pagan un sueldo por un trabajo con el cual no se comprometió, o sabe que no dio de sí lo mejor.

Desde el acto disonante más intrascendente hasta el más penoso y embarazoso, tiene un efecto en nosotros y en los demás que no podemos obviar.

Cuando aparece una alerta de nuestra lúcida conciencia, nos recuerda nuestra más profunda Esencia, aquella parte fundamental que yace detrás de nuestra torpe personalidad.

La Personalidad muchas veces nos lleva a reaccionar sin pensar en las consecuencias de nuestro actuar. La Esencia, en cambio, nos orienta desde la ética universal. Es una voz interna, que no debemos confundir con la instancia crítica moral que estamos acostumbrados a escuchar. Esta última es incisiva, como pájaro carpintero nos marca todo el tiempo lo que está bien o está mal y nos fuerza a actuar desde la obligación más que desde la conciencia de responsabilidad.

Detrás de esta voz corrosiva, descansa otra voz que solo interviene con el propósito de ayudarnos a madurar lo que ha de ser madurado. Con tono más delicado nos recuerda lo que en la dinámica diaria a veces olvidamos: nuestro mayor capital son los valores que orientan nuestra ética universal. La honestidad, la verdad, la solidaridad, la cooperación, la generosidad, la bondad, la compasión, son algunas de las cualidades humanas que trascienden fronteras y van más allá de cualquier cultura, religión, raza o tradición. Son los valores no aprendidos en un marco contextual, son aquellos que cooperan con el avance y progreso de nuestra conciencia como humanidad. Cuanta más congruencia interna se siembra en lo individual, más cohesión cosechamos como colectividad.

Cuando transgredimos un valor sustancial se incrementa la grieta de nuestra incoherencia interna y perdemos serenidad. Esa contradicción nos demanda enorme energía…buscamos justificar, argumentar para no sentirnos tan mal.

En cambio, cuando los valores universales ofician de faro de nuestras acciones, podemos elegir obrar en correspondencia con lo que queremos sentir como consecuencia. Así, la armonía, serenidad y la paz interior son cualidades que se cultivan a cada paso que damos, con cada decisión conciente que tomamos. No hay sahumerios, no hay aromas, ni música de relajación que maquillen “lo que no” para que quede mejor. No hay maestro, santo ni dios que ilumine o purifique lo que ha de ser conquistado como fruto de un trabajo interior. Es necesario aceptar lo áspero, lo rudo, lo sombrío en cada uno de nosotros para que emerja lo delicado, lo más conciente e iluminado. Somos como ostras que escondemos una perla, que solo se obtiene con la apertura y el despliegue de nuestra conciencia. Como celebres alquimistas podemos transmutar el plomo en oro. Reconocer nuestras incongruencias es el paso más auténtico que podemos dar para que emerja lo más valioso en cada uno de nosotros.

“Nadie se ilumina fantaseando seres de luz, sino haciendo conciente su oscuridad”

Carl Gustav Jung

Ante cada decisión, ante cada comportamiento u omisión lo saludable y enriquecedor es pausar la marcha y anticipar cómo nos sentiremos como consecuencia de esa semilla que acabamos de sembrar. ¿Obtendremos como cosecha entereza, fortaleza, bienestar y congruencia interna? O por el contrario, ¿nos conformaremos con un placer que se desvanece cuando lo importante emerge? ¿Nos orientamos desde los valores de nuestra esencia o solo nos limitamos a obedecer los caprichos del ego que busca tener razón en detrimento de la paz interior?

Aprender de nuestras experiencias anteriores, reconocer el “sabor personal” que sentimos cuando la marea emocional pasa o la satisfacción inmediata no alcanza, es fruto de una persona que se piensa a si misma mirando su propia obra y trabaja para sentir dignidad y paz, en lugar de sacar partido y ventaja de cualquier vana eventualidad. Pensarnos como seres en proceso a largo plazo, es un resguardo para no caer en los anzuelos que la Vida nos pone a corto plazo, ¿para dañarnos? No, para que entrenemos nuestra conciencia al punto de darnos cuenta de lo que realmente vale la pena, y diferenciarlo de lo que no…

Te invito a que te preguntes ¿Cuán coherente estás siendo en tu vida? Trabaja por serlo si tu respuesta es NO, así conseguirás paz interior.

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly